Presos del Pabellón 4 de la Picota Iniciamos Desobediencia Civil Pacífica Exigiendo Solución a Crisis de Salud


Los reclusos del pabellón 4° de mediana seguridad del complejo metropolitano penitenciario y carcelario de Bogotá, La Picota; comunicamos a la opinión pública nacional e internacional que desde las 00 horas del día de hoy 19 de julio, damos inicio a una desobediencia civil pacífica y por tiempo indefinido, en razón a la profunda y prolongada crisis del servicio de salud que somete a la tortura y la pena de muerte a las y los presos de todo el país.

Cansados, indignados, angustiados y desesperados ante la carencia de soluciones al crecimiento exponencial del estado de cosas inconstitucionales que padecemos decenas de miles de personas recluidas en las cárceles colombianas, agravado por la pésima o inexistente prestación de servicios de salud al interior del sistema penitenciario; hemos decidido no esperar la muerte con resignación, como ya ha alcanzado y sigue alcanzando a muchas de nuestras y nuestros compañeros de presidio.

Día tras día vemos como se deteriora y quebranta la salud de miles de seres humanos que sepultados entre rejas, parecen no tener valor alguno para el Estado colombiano, y vemos semana tras semana como no pocas de esas vidas se esfuman anónimas y silenciosas, impunemente, para deshonra del fe mentido "Estado Social de Derecho".

Largo es el listado en el muro de la infamia, de los hombres y las mujeres muertas al interior del sistema carcelario; innumerables los vejámenes y aberrantes las razones de tanto dolor: corrupción, negligencia, caos administrativo entre otros muchos infortunios padecidos por miles de presos en cárceles y penitenciarias del país.

Cansados de tocar todas las puertas y en ellas solo tener evasivas, burocracias, mentiras, indiferencia e indolencia, hemos decidido como última medida lanzarnos a esta digna jornada de desobediencia pacífica para buscar en todos los sectores y entidades de la sociedad Colombiana virar su mirada ante esta población en desgracia, para que se le den soluciones de fondo e inmediatas a la grave problemática de salud vivida.

Que sea esta la oportunidad de emitir un SOS, de manifestar que la llamada emergencia carcelaria no es la solución, que la misma NO tiene el soporte jurídico, que para una crisis tan grave como la carcelaria, ya fallada en sentencias de tutela como la T-153/98, se debe decretar la emergencia social y humanitaria, con base en la constitución de Colombia art, 215, solo así se lograría en gran medida dar soluciones de fondo a la crisis ya diagnosticada y ampliamente conocida.

Pero permitamos al señor ministro de justicia en su buena fe, dar ejecución al decreto de emergencia carcelaria del 05 de mayo del 2016; pero que lo ponga en función YA, que demuestre con hechos los resultados de dicha medida solucionando de fondo, amplia y eficientemente el problema de salud evidenciado, para no seguir contando muertos ni continuar padeciendo quebrantos, dolencias y sufrimientos que a la postre son un método de tortura.

Por todo lo anterior solicitamos:

Que se hagan presentes para tener una reunión y acordar las medidas de atención integral en salud de todas y cada una de las personas enfermas crónicas, terminales, psiquiatría, con cirugías pendientes, entre otras.
Ministro de salud.
Ministro de justicia y del derecho.
Director General del INPEC.
Director General Salud INPEC.
Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República.
La Cruz Roja Internacional.
La MAPP-OEA.
La Procuraduría General de la Nación.
Defensoría del Pueblo.
La Corporación Solidaridad Jurídica.


La voluntad no solo debe ser de palabras, sino de hechos; el pasado 22 de Noviembre de 2015, el Gobierno anunció indultar 30 guerrilleros de las FARC-EP, indulto dado con demoras, tropiezos y dilaciones, pero lo grave es que ya en libertad, su situación de salud no mejora, todo lo contrario; por tanto ellos también se van a sumar a esta jornada para demostrar a Colombia y el mundo la verdadera voluntad de paz del Gobierno y de paso desmentir declaraciones, "que a los indultados los tienen como reyes y con todas las garantías sociales de ley".

Igualmente queremos hacer un llamado urgente a todas las cárceles del país a sumarse a esta jornada para que sea por la vía de la justa y digna lucha, que logremos lo que por derecho nos corresponde y que no estamos mendigando nada, que no pedimos clemencia, que solo queremos que se nos trate como seres humanos, pues el único derecho restringido es de locomoción, los demás están incólumes.

Manifestamos que de no obtener resultados satisfactorios a nuestras peticiones en el transcurso de los días, la jornada y métodos de desobediencia se incrementaran y se llegará a una cosida de boca masiva.

Responsabilizamos al INPEC y al Gobierno Nacional de lo que pueda ocurrir a los huelguistas.

Cordialmente:
Presos Patio 4, La Picota Bogotá.