Enero de 2016

"Me gustaría bailar con Marta Lucía Ramírez".




Desde el Campamento por la Paz en Conejo, Fonseca, Guajira, el comandante Alirio Córdoba dio detalles sobre el polémico baile en diálogo con GeneracionPaz.Co


¿Cómo fue que la ONU resultó en su fiesta de fin de año?

Este acontecimiento que algunos medios convirtieron en noticia con mala intención, fue un hecho fortuito, no planificado. Ocurrió cuando los integrantes de Onu llegaron a nuestro campamento y estábamos en medio de la celebración. Es común que ellos lleguen a cualquier hora bien sea a llevar a cualquier integrante de las Farc, o a observar. En esta oportunidad, dado que estábamos en medio de la celebración nuestras guerrilleras, con mucha cortesía, los invitaron a bailar una pieza musical. Ellos aceptaron por no ser descorteses. Fue un hecho fortuito que de ninguna manera deslegitima el papel de ONU. Además, el año nuevo es un acontecinimoento de alegría siempre y más este año porque lo iniciamos con la esperanza de implementar los acuerdos de paz.

¿Qué significó para ustedes ese baile?

Es la expresión de la confianza y la armonía en las relaciones que se han ido construyendo de manera paulatina con todos, con integrantes de la Unipep (Policía), con las unidades del Ejército que están en proximidades a nuestro campamento, y con los integrantes de la ONU.

¿Cómo son sus relaciones actuales con los distintos actores del Proceso de Paz y la población civil?

Hoy podemos decir que en la Guajira y en el César gracias al proceso de dejación de armas se vive un ambiente de entendimiento. Es un proceso de construcción paulatina de convivencia. Por fuera de las sesiones de trabajo, hay espacios para la socialización, eso es convivencia, eso es confianza.

¿Y el protocolo que rige este Punto de Pre agrupamiento temporal -y todos los del país- impide el baile o algún tipo de gesto humano o la socialización?

No. No impide estas situaciones. Ni siquiera las menciona. Tal vez nunca los contempló. Estamos ante hechos inéditos nunca vistos en otros conflictos ni países. Estas situaciones no podían ser anticipadas. Tal vez solamente en Colombia pasa esto. Recordemos que estamos en La Guajira, donde hay 62 festivales en un año, hay una población que tiene sangre Caribe, entonces este tipo de actividades son comunes. La verdad es diíficl prever que una situación de estas pueda generar un escándalo. Si los integrantes de la Onu se rigen por un protocolo que no conocemos que impide saludar de la mano, tomarse un café, dar un a brazo de fin de año, jugar un partido de fútbol o bailar, nosotros no lo sabemos. La Onu lo tendrá que explicar. Por lo tanto es una manera de unos sectores de intentar obstaculizar los logros de una paz que tienen una fuerza enorme y un respaldo enorme.

¿Qué música le gusta y con quién la bailaría?

El bullerengue, la salsa, la cumbia y el vallenato, por supuesto. Para algunas actividades prefiero la salsa. Para otras, el vallenato y si es clásico mucho mejor. Todo depende de la ocasión. Cuando recuerdo la tierra donde nací, a orillas del río, me gusta la cumbia. Y me gustaría bailar con Marta Lucía Ramírez cualquiera de estos ritmos, en el que mejor se acomode. La hemos visto por estos días muy enojada, llena de rabia , con odio, todavía evocando hechos del pasado. Me gustaría convocarla a un baile por la paz.

Tomado de :
GENERACIONPAZ.CO
Revista Independiente / Una mirada humana y profunda a la Paz en Colombia